Gestión de conflictos sanitarios

Protección Legal del Paciente

Tel. 912 032 308

Somos abogados especialistas en gestión de conflictos sanitarios

A pesar de que contamos con una excelente Sanidad en España, eficaz y competitiva a nivel internacional, de lo que nos sentimos muy orgullosos, lo cierto es que como en toda organización integrada por muchos individuos, no todos ellos actúan de la misma manera, ni tienen el mismo nivel de competencias, al igual que ocurre con todas las demás profesiones (abogados, arquitectos, ingenieros, etc.)

Es por ello que con cierta frecuencia podemos encontrarnos ante situaciones de mala praxis, o de deficiente funcionamiento de los servicios sanitarios que presta el Estado o la Sanidad privada, que generan un daño a la salud del paciente y que tienen que ser reparados conforme a Derecho.

gestion de conflictos sanitarios
gestion de conflictos sanitarios

Hacemos que se reconozcan sus derechos

El artículo 43 de la Constitución Española reconoce el Derecho a la Salud y obliga a los Poderes Públicos a su organización y tutela. Pero en la práctica, además, nos podemos encontrar con situaciones en las que no se nos reconocen nuestros derechos por recortes en Salud u otras circunstancias que no debemos consentir, limitándose así nuestro acceso a los mejores oportunidades terapéuticas o diagnósticas.

En Protección Legal del Paciente® sabemos defender los Derechos de los pacientes. Amparamos al paciente en todas aquellas situaciones que suponen un riesgo, un daño o una injusticia para ellos desde el punto de vista del DERECHO SANITARIO

¿Qué entendemos por Conflicto Sanitario?

Por Conflicto Sanitario entendemos básicamente cuatro tipos de situaciones:

¿Error en el tratamiento?

El error en el tratamiento de un paciente, quirúrgico o no, o en su diagnóstico, sea como consecuencia de una mala praxis (infracción de la lex artis), incluyendo la ausencia del consentimiento informado, o cuando éste ha sido defectuoso, y siempre que de ello se deriven consecuencias lesivas para la salud paciente. El daño también ha podido ser causado por el defectuoso funcionamiento de la Administración Sanitaria. Se trata, en definitiva, de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración Sanitaria.

Cambio de tratamiento

Un paciente que padece una enfermedad grave o ha tenido un problema de salud derivado de un accidente y tiene derecho al mejor tratamiento (un fármaco, un dispositivo médico, etc.) o al mejor procedimiento diagnóstico y al que el sistema, sea un Hospital o cualquier otra entidad sanitaria, se lo niega a pesar de contar con el apoyo o la prescripción de su médico y estar autorizado en España por las autoridades sanitarias.

Situación de emergencia

Un paciente que está en una situación de urgencia quirúrgica o para realizar pruebas diagnósticas orientadas a comprobar si existe una enfermedad grave, cuando el Servicio de Salud le obliga a aguantar largas esperas que ponen en un evidente riesgo su salud, e incluso su vida.

Tratamiento desigual

Un paciente que es tratado de forma desigual respecto al tratamiento de su enfermedad, dependiendo de la Comunidad Autónoma en que resida o del hospital que le corresponda. Es decir, casos de inequidad en la obtención de la prestación sanitaria.

Más información sobre conflictos sanitarios

Consentimiento informado

Infecciones en hospitales

¿Por qué elegir a PLP®?

  • Somos expertos en Derecho Sanitario
  • Tenemos una dilatada experiencia en negociación con Hospitales y otras entidades Sanitarias
  • Tenemos una amplia red de relaciones profesionales en el campo de la Salud, que nos permite entablar diálogos de forma rápida con las personas que toman decisiones en el campo sanitario
  • Tenemos un conocimiento sólido de las acciones administrativas que podemos iniciar para conseguir proteger a nuestro cliente.
  • Extendemos las reivindicaciones de nuestro cliente al campo de los Tribunales de Justicia, si fuese necesario.

¿Cómo trabajamos?

El interesado puede contactarnos directamente vía teléfono o e-mail, o elegir la opción de que le llamemos nosotros de forma gratuita en ambos casos. Si elige que seamos nosotros quienes le llamemos, nos comprometemos a hacerlo en un plazo máximo de 24 horas, en horario de lunes a viernes.

Posteriormente, atendiendo a la mayor o menor urgencia de la situación, concertaremos una cita en nuestro despacho para poder prestarle el asesoramiento jurídico que precisa.

En el supuesto de que el caso requiera la realización de acciones necesarias, tales como negociaciones con hospitales o incoación de expedientes administrativos o judiciales, posteriores a esa primera visita profesional y, si el cliente así lo decide, nos encargamos de impulsarlas para proteger sus intereses.

Como parte de nuestra actuación ética, y pensando en las necesidades de los pacientes, siempre que esté justificado por su estado de salud, podemos desplazarnos para realizar la consulta en su propio domicilio o en la entidad en la que se encuentren ingresados. Como ya hemos dicho en el portal de nuestra web, PLP® es una empresa privada con una vocación pública de servicio, y este es un ejemplo más de ese espíritu.

Preguntas Frecuentes

¿Se extiende la protección a la medicina privada o sólo a la pública?

Nos movemos en el campo de la medicina pública, al amparo del artículo 43 de la Constitución Española, que recoge el Derecho a la Salud de todos los ciudadanos. El Derecho a la Salud se atiende con los recursos procedentes de los impuestos de todos, lo que justifica que deba haber un trato igual, justo y adecuado para cualquier ciudadano, sin que existan diferencias que dependan de vivir en una Comunidad Autónoma o de acudir a un Centro Hospitalario y no a otro.

Obviamente, en el campo de la responsabilidad civil, nuestro trabajo también se extiende al ámbito de la medicina privada.

¿La protección frente al Conflicto Sanitario es sólo para españoles o cubre también a los ciudadanos de otras nacionalidades?

En principio, que el afectado sea de otra nacionalidad no impide que le podamos proteger, siempre que tenga derecho a las prestaciones sanitarias de acuerdo con la legislación vigente.

He sufrido una lesión como consecuencia de una negligencia médica, pero tienen un documento con mi consentimiento informado. ¿Merece la pena hacer algo al respecto?

Habrá que estudiar el caso concreto, pero el documento que firmamos antes de las intervenciones importantes, sean diagnósticas o curativas, no exime de responsabilidad en absoluto al centro sanitario ni al médico o médicos responsables si ha existido mala praxis. Como mucho podría oponerse ese documento para eludir el daño moral, siempre que no haya habido mala praxis y que el daño producido haya sido típico (recogido en la literatura científica) y se le haya informado de dicho riesgo al paciente antes de la intervención.

Por otra parte, el documento que contiene el consentimiento informado firmado por el paciente no es el único medio de prueba existente y válido ante los tribunales, pudiendo valerse de otros que debiliten la fuerza probatoria del documento del consentimiento informado.

He sufrido una infección estando en un hospital. ¿Puedo exigir responsabilidad al centro sanitario?

Por definición, una infección adquirida o reactivada en un hospital se denomina infección nosocomial. Con base en el art 148 Texto Refundido de la Ley de Consumidores y Usuarios, es el centro sanitario el que debe garantizar que no se produzcan este tipo de infecciones mediante controles eficaces. Por tanto, si se ha producido una infección nosocomial, es porque se ha roto la conocida como cadena de asepsia, por lo que el centro sanitario deberá responder frente al paciente.

Hace años me sometí a una vasectomía y ahora me encuentro con que voy a ser padre porque dicha vasectomía fue ineficaz. ¿Puedo hacer algo?

Son los supuestos conocidos como wrongful conception. En primer lugar, procedería una prueba genética de paternidad, y una vez confirmada la misma, habría que ver si el paciente fue advertido antes de la cirugía de que existe un reducido porcentaje de casos en los que se produce una recanalización espontánea de los conductos deferentes. Si dicha información no fue transmitida, o incluso en el caso de que sí se le hubiera transmitido, pero no se le hubiera informado de las precauciones que hay que adoptar tras la cirugía en aras de evitar un nuevo embarazo, habrá derecho a indemnización. Dependerá, por tanto, de cómo se haya transmitido esa información antes de la intervención.

Nadie nos informó de que nuestro hijo venía con malformaciones. ¿Tenemos derecho a reclamar?

Este fenómeno es conocido en la doctrina y en la jurisprudencia como wrongful birth. Son supuestos en los que por haber un falso negativo en las pruebas que se realizan sobre la madre en estado de gestación y, más propiamente, sobre el feto, o por falta de comunicación a la madre de posibles anomalías detectadas, ésta no se plantea siquiera la interrupción legal del embarazo, viéndose impactada más adelante por la inesperada noticia.

Estos supuestos son claramente fuente de responsabilidad para el centro sanitario y para los médicos responsables.

Tengo a mi padre ingresado en un hospital y no quiero que los médicos le digan la verdad de lo que padece. ¿Puedo exigirles que me informen a mí, y no a él?

Al amparo de la ley 41/2002, en principio, la información hay que transmitírsela al paciente, pero hay que tener en cuenta que el paciente puede exigir que no se le informe, designando una persona para que sea informada en vez de él, en cuyo caso los médicos así lo deberán hacer. No obstante, la paradoja surgirá en el caso de que debido a su enfermedad deba ser intervenido, en cuyo caso, el consentimiento sólo lo podrá dar el propio paciente; pero para dar ese consentimiento, tendrá que ser informado antes.

Estos casos no deben confundirse con aquellos en los que, por la gravedad de la enfermedad, podamos entender que el paciente no debe ser informado, porque, tal y como nuestro Derecho recoge, habrá que informar al paciente con independencia de la gravedad de la enfermedad diagnosticada.

No obstante, existe la posibilidad, con amparo en la ley 41/2002 de no informar al paciente cuando el conocimiento de su situación pueda perjudicar su salud de manera grave (estado de necesidad terapéutica). En este caso sí sería exigible que no se informara al paciente.

¿Qué indemnización me corresponde en caso de negligencia médica?

Habrá que estar a cada caso concreto según la casuística concreta. En principio la indemnización podría alcanzar los siguientes conceptos:

  • Daños patrimoniales
  • Daños morales
  • Lucro cesante

En realidad, la decisión de la suma indemnizatoria queda al arbitrio judicial, sobre todo en materia de valoración de los daños morales, si bien en el resto de daños, es habitual la aplicación del baremo de la ley 35/15, si bien no es obligatorio. Dicha obligatoriedad se circunscribe a la evaluación de daños derivados de accidentes de tráfico y circulación de vehículos a motor.

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos con la mayor brevedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies